Errores lingüísticos que deben evitarse en la comunicación con clientes francohablantes

A principios del mes de noviembre, el periódico jurídico en línea Eljurista.eu publicó un artículo que escribí sobre los errores frecuentes en la comunicación con clientes francohablantes.

En él doy ejemplos de errores debidos a falsos amigos en el lenguaje jurídico francés y español, homófonos y fórmulas de cortesía para dirigirse tanto a clientes como a compañeros de profesión.


La confianza que depositan nuestros clientes en nosotros nace, entre otras cosas, de las palabras que utilizamos para comunicarnos con ellos. Si la forma de expresarnos no es correcta, pueden dudar de nuestra profesionalidad. Utilizar la terminología legal en su idioma nos ayudará a que se sientan más cómodos con nosotros y, para eso, no basta con tener un conocimiento básico.

El francés, como otros idiomas, tiene algunas palabras que pueden inducir a error por ser calcos del español, falsos amigos u homófonos. Además, también a la hora de redactar hay que saber cómo dirigirse a clientes francohablantes, porque las fórmulas de cortesía no son las mismas que en español.

Sigue leyendo el artículo en Eljurista.eu.

Esta entrada se publicó originalmente en 2014 en el blog francesjuridico.com.